“Bodegón de frutas y verduras” (Siglo XVIII), de Ginés Andrés de Aguirre

En la veintena de cartones conocidos de Ginés Andrés de Aguirre, se aprecia su preferencia por un variado colorido y un gusto rococó, donde las figuras actúan con refinada elegancia y los animales se mueven con gracia

Alberto Muñoz

Ginés Andrés de Aguirre fue un pintor español. Se formó en la Real Academia de San Fernando de Madrid a partir de 1745. Aunque nunca obtuvo una beca para estudiar en Roma, consiguió un salario de Fernando VI que le permitió continuar con sus estudios, así como realizar copias de las pinturas de las colecciones reales. Su obra no fue ajena al vino. Esto lo podemos apreciar en “Bodegón de frutas y verduras”, sin datación precisa en el siglo XVIII.

En 1770 fue nombrado académico de mérito, entrando a trabajar al mismo tiempo para la Real Fábrica de Tapices. Recibió en estos años las influencias de Corrado Giaquinto y Mengs, ocupando desde 1785 el cargo de ayudante de Mariano Salvador Maella, con quien colaboró en la restauración de retratos reales. En la veintena de cartones conocidos de su mano, se aprecia su preferencia por un variado colorido y un gusto rococó, donde las figuras actúan con refinada elegancia y los animales se mueven con gracia. Con su técnica de pinceladas densas elabora con acierto las diferentes superficies, sean telas o pieles, sean los brillos de luces o medios tonos de las sombras. Todo esto lo podemos apreciar en “Bodegón de frutas y verduras”.

En 1786 fue nombrado junto con Cosme de Acuña director de pintura de la Academia de San Carlos de México. Sin embargo, a poco de llegar a Nueva España chocó con Jerónimo Antonio Gil, director general de la academia de la que había sido promotor y que gobernaba con mano dura. Enfrentado a su director, de quien decía sentirse prisionero en un memorial dirigido a Antonio Ponz, secretario de la Academia de San Fernando, es posible que regresase a España antes de tiempo o, al menos, que abandonase sus tareas académicas, según manifestaba Acuña en su propio memorial de quejas contra el director general.​ Gil, por su parte, en un escrito dirigido al rey, fechado el 26 de abril de 1794, se quejaba del rendimiento de sus profesores y, en concreto, de Aguirre decía que era «muy corto dibujante».

¿Te gusta su obra? Si también te gusta el vino te recomendamos visitar la tienda online de Licores Reyes para conocer las mejores propuestas de nuestro sector: https://www.licoresreyes.es/shop


Un artículo de Alberto Muñoz Moral

Responsable de Comunicación de Licores Reyes